Vestidos de Fiesta

Los vestidos de fiesta de la colección Rosa Clará Cocktail rinden homenaje a la feminidad y a la elegancia ofreciendo moda para aquellas invitadas que quieren lucir un look inmejorable en fiestas, celebraciones y eventos.

Rosa Clará viste las ocasiones especiales

Por lo general, cuando las mujeres se encuentran ante una invitación a un acontecimiento especial, asalta la duda de cómo vestir. Generalmente, a menos que no exista un dress code específico, el protocolo dicta las claves de vestimenta.

¿Entonces, cuándo serán los mejores candidatos los vestidos de fiesta cortos? Únicamente en eventos diurnos que exigen cierta formalidad, como podría ser una entrega de premios, un acto de inauguración, un bautizo o una comunión… Ahora bien, será determinante el largo de la falda: siendo acertado que, como corta, llegue a la altura de la rodilla. De esta manera, los vestidos de fiesta largos exclusivamente serán aptos para la tarde y noche, así como en eventos de alto nivel ceremonial.

A su vez, los vestidos de fiesta largos son los que deberán elegir las madrinas de boda, según el protocolo más estricto; no obstante, en la práctica, se recomiendan los vestidos de fiesta largos para los matrimonios de tarde o nocturnos, en tonalidades oscuras que no sean estridentes, y los vestidos de fiesta cortos o midi para las bodas de día, en rosados, malvas, tierras... pero nunca en blanco o negro. En cualquier caso, es importante que la elección sea sobria, sin exceso de brocados, volantes, abalorios acristalados o pasamanerías, que funcione como un reflejo de la personalidad y, por descontado, que esté en consonancia con la etiqueta y el estilo de la celebración. Por último, lo ideal será combinar los vestidos de madrina con joyas poco recargadas, calzado de tacón -teniendo en cuenta no sobrepasar, en ningún caso, la altura del novio-, complementos para el pelo si se desea y carteras de mano o clutchs discretos.

Si bien los vestidos de damas de honor que vistan las amigas o familiares electas acapararán miradas, no hay que olvidar que, el look de la madrina será uno de los más admirados después del de la novia y protagonista indiscutible del día.

Y los vestidos de cóctel podrán llevarse tanto de día como de noche, siempre que sean para acontecimientos formales. Siendo de esta forma, será importante que los tejidos sean de calidad a la par que glamurosos.

Identidad de firma

La amplia variedad que abastece Rosa Clará hace que la edad, los gustos y el estilo no puedan considerarse una barrera para encontrar el outfit ideal. Proponemos tanto diseños de tendencia como confecciones clásicas actualizadas con detalles de carácter romántico -como delicados bordados artesanales u otros remates sugerentes-, que hacen que la selección sea mucho más contemporánea.

Los vestidos de fiesta y cóctel tienen personalidad propia. Los cortes, escotes, mangas… y la perfecta combinación de estos consigue como resultado unos patrones que evidencian la maestría en confecciones equilibradas. A su vez, a menudo, la exclusividad llega de mano de los trabajos de pedrería; pues, los cristales cosidos a mano hacen de los vestidos joya auténticas maravillas con atractivas disposiciones geométricas, juegos multicolor, degradados…

Por su parte, el abanico de colores de las referencias es amplio. Si bien los vestidos negros de fiesta siempre figuran entre nuestras referencias por ser los reyes de la seducción femenina, junto con los explosivos vestidos de fiesta rojos, se incorporan año tras año tonalidades más arriesgadas, así como tonos diferentes de gamas atemporales: es el caso de los vestidos de fiesta azules, donde conviven, entre otros, el azul cobalto, el azul marino, el celeste o el turquesa, que se sitúa a medio camino de los vestidos verdes de fiesta. Por su parte, las apuestas monocromáticas son magníficas para aquellas que buscan desmarcarse sin caer en la absoluta extravagancia. Y los conjuntos en colores pastel suelen cautivar al público más joven.

Pero, si te aburren los vestidos de fiesta lisos, también podrás decantarte por vestidos de fiesta estampados. Destacan los florales, éxito asegurado para bodas u otros eventos en primavera y verano, y los de topos, que son tan sobrios como atemporales.